A la hora de realizar una limpieza de cristales en Asturias con las máximas garantías hay que tener presente los materiales que serán necesarios. Debemos contar con un cubo o recipiente parecido, un líquido de limpieza (ya sea limpiacristales, vinagre, jabón neutro u otro), bayetas y paños para secar. Obviamente, también necesitaremos agua tibia. ¿Todo listo? Pues empecemos.

En primer lugar, tendremos que elegir un día idóneo para nuestra limpieza de cristales en Asturias. Los días demasiado soleados pueden ser contraproducentes, pues la luz directa nos dificultará ver las manchas en el cristal. Además, si hace demasiado calor, el líquido limpiacristales se evaporará y su eficacia se verá reducida. Apostemos por días más húmedos o a primera hora de la mañana.

Una vez nos pongamos manos a la obra, lo primero es aplicar el producto de limpieza que hayamos elegido o agua jabonosa. Debemos evitar soluciones que produzcan demasiada espuma. Después, pasaremos el trapo escurrido o el lavavidrios con el producto por los cristales. Tras esto, necesitaremos esperar para que el líquido pueda actuar, especialmente donde se haya acumulado la suciedad.

Para terminar, es momento de aclarar los cristales con otra bayeta o un paño seco. Son muy útiles también las regletas limpiacristales, pues nos permitirán arrastrar la suciedad del vidrio rápidamente. Intenta secar con movimientos suaves y uniformes, de arriba hacia abajo. Si ves que es necesario, realiza una nueva pasada a fin de eliminar las manchas que hayan podido quedar en el cristal.

De todas maneras, hay casos en los que no nos vemos capaces o no tenemos tiempo de acometer una limpieza exhaustiva de cristales. Para ello, es buena idea confiar en los servicios de empresas profesionales de limpieza. En Limpiezas Alfama, S.L. contamos con una amplia experiencia y te garantizamos los mejores resultados. Confía en nosotros para tus trabajos de limpieza.